El artículo a continuación es parte de nuestros archivos y no refleja directamente nuestro enfoque editorial actual. Lo invitamos a apreciarlo como un vistazo a los diversos intereses y conversaciones que han sido parte de nuestro viaje a lo largo de los años. Para conocer nuestros artículos más recientes, visite nuestra página de inicio o suscríbase a nuestro boletín.

Archivo

¿Quién teme a las fotógrafas 1839-1945?

Autor

Mariela Saldías

– Cada año, la temporada de otoño de los museos de París es una de las citas más esperadas y apasionantes de la vida cultural de la capital francesa. Es en esta época del año cuando los parisinos y los amantes del arte internacional acuden a los museos y galerías de arte en busca del evento del año.

A principios de este mes, tuve una particular golpe de corazón por una destacada exposición titulada “¿Quién teme a las fotógrafas?” (1839-1919) en exhibición en el Museo de la Orangerie, del 14 de octubre de 2015 al 24 de enero de 2016. Por primera vez en Francia, esta exposición recorre los primeros ochenta años de experiencias fotográficas de las mujeres y presenta las obras de más de 70 fotógrafas, de Francia y del mundo anglosajón, de desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XX.

Durante los últimos cuarenta años, los especialistas en fotografía y los historiadores del arte han reevaluado la importante contribución de las mujeres al desarrollo de este fascinante medio de expresión artística. Desde su invención en 1839, ha existido la idea común de que la fotografía, por su carácter técnico, era estrictamente un negocio de hombres. Sin embargo, las mujeres desempeñaron un papel más importante en la historia de este fenómeno que sus compañeras artistas en el campo de las Bellas Artes tradicionales.

A través de una lente femenina

Recientemente tuve la suerte de participar en “La velada para los jóvenes” organizada por el Museo de la Orangerie en colaboración con la Escuela del Louvre. en este particular soirée, se invitó a los jóvenes visitantes a explorar la sección “¿Quién teme a las fotógrafas?” paredes de la exposición mientras estudiantes expertos de Historia del Arte y Estudios de Museos guiaban a su público a través de las obras expuestas.

Esta experiencia me permitió redescubrir algunos de los enigmáticos retratos y escenas alegóricas de Julia Margarita Cameron así como las obras poéticas de Jenny de Vasson, sin mencionar algunas ideas de la muestra que recopilé durante una entrevista exclusiva con Thomas Galifot, curador de fotografía del Museo de Orsay. Amablemente explicó el motivo de la exposición: “El objetivo de la exposición no es recorrer la historia de la fotografía desde una perspectiva exclusivamente femenina. La muestra trata más bien de mostrar la relación singular y progresiva entre la mujer y la fotografía."

¿Quién teme a las fotógrafas, 1839-1945?
Julia Margaret Cameron (1815-1879) Sra. Herbert Duckworth, 12 de abril de 1867 París, Bibliothèque nationale de France.
¿Quién teme a las fotógrafas, 1839-1945?
Julia Margarita Cameron (1815-1879)
Vivien y Merlin (ilustraciones de Los idilios del rey de Tennyson), 1874 París, Museo de Orsay.

Una de mis partes favoritas de la exposición enfatiza la noción de intimidad femenina y la exploración en la fotografía de los “dominios femeninos”. Debido a las convenciones sociales y culturales de la época, las producciones fotográficas de las mujeres se limitaron principalmente a retratos, temas infantiles y escenas domésticas.

Al respecto Galifot comentó: “Desde muy temprana edad, las mujeres han desarrollado una relación personal y aún más sincera con el arte de la fotografía. Ya fueran aficionadas de las clases altas o verdaderas profesionales, las fotógrafas han utilizado estratégicamente su género para asegurar su éxito comercial y de crítica”.

De hecho, la experiencia fotográfica permitió a las mujeres explorar temas como la maternidad y los lazos afectivos entre mujeres, temas inaccesibles para los hombres debido a su naturaleza tan íntima. Dominique de Font-Réaulx, conservadora general del Museo del Louvre, explicó: “En un mundo dominado por los hombres, la fotografía dio a las mujeres la oportunidad de existir más allá del ámbito de la vida doméstica y de satisfacer un deseo de creatividad personal”.

La exposición también destaca la capacidad de las fotógrafas para explorar en sus fotografías la noción de diferencias de género. La fotografía permitió a las practicantes dar su propia visión de la virilidad y la masculinidad. Esto se puede comprobar en fotografías que retratan a grandes hombres y otras escenas donde se realza enormemente la paternidad y las relaciones cercanas –amorosas o amistosas– entre mujeres y hombres.

Empujando los limites

A finales del siglo XIX, las fronteras impuestas por las diferencias de género fueron retrocediendo gradualmente. Este fenómeno se debió en parte al surgimiento del ideal anglosajón de la “Mujer Nueva”, concepto que fue muy popularizado en las novelas de henry james. El Autorretrato en el estudio. por el americano Frances Benjamín Johnston (que se muestra en el programa) es el ejemplo perfecto de estas mujeres independientes que superaron los límites establecidos por una sociedad dominada por los hombres. Johnston fue de hecho la primera mujer fotoperiodista y se convirtió en una incansable defensora de la fotografía de mujeres.

¿Quién teme a las fotógrafas, 1839-1945?
Frances Benjamin Johnston (1864-1952) Autorretrato en el estudio, hacia 1896 Washington DC, Biblioteca del Congreso.
¿Quién teme a las fotógrafas, 1839-1945?
Frances Benjamin Johnston (1864-1952) Mills Thompson vestida de mujer, 1895 Washington DC, Biblioteca del Congreso.

En 1888, el empresario estadounidense George Eastman presentó la cámara Kodak, “Tú presionas el botón, nosotros hacemos el resto”, la primera caja portátil diseñada para usar película en rollo. La invención de la instantánea permitió a las fotógrafas conquistar “territorios masculinos” y algunas de ellas participaron activamente en la esfera política.

Por ejemplo, el fotógrafo escocés Cristina Escoba Era una firme defensora de las sufragistas británicas y la mayor parte de su trabajo fotográfico podía verse en la prensa sufragista. Una última sala de la exposición ilustra el compromiso de las fotógrafas en la larga lucha por los derechos civiles de las mujeres y su participación en la Primera Guerra Mundial.

No pierdas la oportunidad de experimentar de primera mano cómo mujeres pioneras olvidadas llegaron a dar forma al mundo de la fotografía, allanando el camino para las generaciones futuras. Asimismo, la segunda parte de la exposición se desarrolla en el Museo de Orsay (que cubre 1918-1945). Esta muestra se centra en el fenómeno de las fotógrafas de los años 1920 y 1930 y su contribución al nacimiento de la fotografía moderna en el período de entreguerras.

es_ESES
Logo de FG Conscious Fashion - Creación Consciente Pionera en Moda

Compañía

© Copyright 2024. FG CONSCIOUS FASHION by FG Creative Media Ltd.